Saetas. La devoción en el cante

Raquel Cantero durante su actuación. Foto FOTOTECA MALPARTIDA
PROGRAMA DE LA SEMANA SANTA MALPARTIDEÑA

El martes, en el salón de actos de la Casa de Cultura estaba programado el recital de saetas a cargo de Mara Alegre, Juan Corrales y Raquel Cantero. Esta actuación es fruto de la programación cultural de la institución cultural El Brocense, en colaboración con el ayuntamiento de Malpartida de Cáceres.

El acto sirvió como entrada a las actividades paralelas a las litúrgicas  de esta Semana Santa. Aunque el salón de actos no estuviera lleno del todo, lo cierto es que le faltó muy poco para completar el aforo, y la actuación de los tres artistas  de la saeta emocionó a los espectadores, que en muchas partes  de la actuación aplaudieron como hacía tiempo no se veía en la Casa de Cultura.

Juan Corrales, cantaor cacereño, y persona muy vinculada a las evoluciones culturales de la capital cacereña, actuó de director del acto, dando un repaso del origen de la saeta y su evolución hasta llegar al estilo de la saeta conocida actualmente., intercalando en ese recorrido actuaciones saeteras de Mara y Raquel, junto con el propio Corrales.

Cada uno en su estilo hizo que el público guardara un expresivo silencio en cada actuación, teniendo en cuenta que la saeta se interpreta sin ningún tipo de acompañamiento musical.

Gustó mucho la interpretación de la joven Mara Alegre, a la que se le adivina un futuro brillante, no sólo por su edad, sino por la garra que pone en el escenario. Probablemente los aplausos más prolongados fueron para ella, aunque sin desmerecer a sus compañeros de actuación.

Raquel Cantero, hija de cantaores cacereños, demostró poseer ya unas tablas impropias de su edad, todavía muy joven, pero dando la sensación en todo momento de su enorme progresión, fruto del largo camino que, en tan poco tiempo, lleva recorrido. Hoy día Raquel Cantero, después de haber actuado al lado de los más importantes cantaores del panorama nacional, y los reconocimientos que lleva cosechados, sitúan a esta cacereña como una realidad del cante nacional.