Inauguradas las nuevas pistas de petanca

Finalistas en el torneo de petanca. Foto PRAU
CON LA PARTICIPACION DE 54 PERSONAS DE TODAS LAS EDADES

Desde el pasado martes, 9 de agosto, Malpartida de Cáceres cuenta con unas pistas de petanca, construidas en el paseo Vostell, que vienen a premiar el auge que este deporte ha tomado en Malpartida, tanto en el género masculino como en el femenino. El alcalde de Malpartida, Alfredo Aguilera inauguró oficialmente estas pistas construidas recientemente y mostró su apoyo a este deporte, aunque también comentó que todavía quedan algunos flecos pendientes para acondicionar definitivamente estas pistas, y que se realizarán en fases posteriores.

Con motivo de la inauguración se dio por finalizado además el torneo veraniego de petanca. Esta actividad, organizada por el Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres, se tuvo que desarrollar en dos días debido a la gran participación que tuvo dicho torneo, el lunes 8 de agosto, se jugaron dieciseisavos, octavos y cuartos de final y ya en la jornada del martes, las semifinales, tercer y cuarto puesto y la gran final. Participaron 54 personas entre  hombres y  mujeres divididas en 27 dupletas, y con edades comprendidas entre los 10  y los 80 años. El torneo se desarrollo con total normalidad y todos, tantos participantes como aficionados y público, disfrutaron de esta modalidad deportiva que cada vez va teniendo más seguidores en Malpartida. Los campeones del Torneo fueron la dupleta formada por Isabel Madera y Juan María Simon, el subcampeonato lo obtuvieron Juan Antonio Plata y Antonio Romero. En la final de consolación por el tercer puesto ganaron Julio Manzano y Alonso Hernández a la pareja formada por Felipe Jiménez y Gonzalo Arroyo que obtuvieron el trofeo de cuarto clasificado. Al finalizar el torneo Jorge Villaverde Concejal de Deportes hizo entrega de los trofeos a los ganadores. En octubre comenzará una liguilla de torneos organizadas por el Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres, y que pretende seguir potenciando esta modalidad que sirve para que muchas personas tengan una ilusión, así pues, ''que sigan rodando las bolas''.