Víctor del Moral "Malpartida tiene unas posibilidades de crecimiento inmejorables"

HOY con el Consejero en su despacho. Foto Alexandra Parra
EL CONSEJERO DE FOMENTO RECIBE A HOY MALPARTIDA EN SU DESPACHO

Un edificio modernista, pegado al Palacio de Justicia  y  cerca de una comisaría de policía, acoge la Consejería de Fomento de la Junta de Extremadura. Próximo a éste edificio se levanta otro enorme  que en su día albergará hasta cinco consejerías más y cuyo coste se acerca a los 85 millones de euros. Desde la ventana, el consejero, Víctor del Moral nos lo mostraba orgulloso por cuanto de ahorro va a suponer en el futuro, y, sobre todo, porque ese nuevo edificio cumple con todos los parámetros de calidad, confort, ahorro energético y las últimas innovaciones tecnológicas. En resumen, contraste entre lo práctico y moderno, y la modestia de una barriada que hace escasas fechas fue portada de los periódicos regionales por una reyerta entre clanes rivales de etnia gitana.

"Nuestra consejería administra cerca de 15000 viviendas sociales, entre las que están estas. Hemos tenido que tapiarlas para evitar futuros incidentes. Nuestra idea es convertir este barrio en una zona tranquila, con calidad de vida, y donde puedan vivir en el futuro familias de trabajadores de toda esta zona."

Antes de subir a hablar con el consejero, nos identificamos ante un guardia jurado que nos dirige a la primera planta, allí nos recibe Rocío su secretaria particular y Alexandra, su jefa de prensa. El consejero está despachando con una directora general y, mientras esperamos, nos sirven una botella de agua y al rato aparece Víctor del Moral, que nos hace pasar a su despacho. Se trata de una pieza amplia, con poca ostentación, una mesa despacho, presidida por las banderas nacional y regional y otra mesa de cristal más grande como para 10/12 personas, donde comenzamos la charla con el Consejero. Una charla distendida, amigable, sin temas espinosos. La visita de nuestro diario se centraba única y exclusivamente en ver, desde la trinchera, el día a día de un malpartideño al frente de una de las consejerías más importantes del gobierno regional.

"Acabamos de aterrizar como quien dice, y todavía no hemos dado ninguna rueda de prensa desde aquí. Sois los primeros informadores en entrar en este despacho".

Detalle como es natural que es de agradecer. Fue una conversación, como decimos, un tanto informal, sin grandes temas. Todo coloquial. Están presentes en la conversación su jefa de prensa Alexandra, que de vez en cuando toma instantáneas con su iphone, y el concejal malpartideño Jorge Villaverde que nos hace de cicerone, aunque ninguno interviene en la conversación.

"Ahora mismo estamos trabajando 14/15 horas de media, y como comprenderás eso no hay cuerpo que lo aguante. Una Consejería no es solo labor del Consejero, nos hemos rodeado de un gabinete con 4 directores generales, antes había 5, que son uno de Infraestructura y Transporte, otro de Urbanismo y Ordenación del Territorio, otro de Turismo y, por  último un director general de Arquitectura y Vivienda. Hay también un Secretario General, y, por último, un gabinete de confianza con la jefa de prensa, un asesor y una secretaria particular.

Suponemos que debe costar un poco el paso de alcalde de una pequeña localidad como Malpartida a Consejero

"Cuesta un poco, porque siendo alcalde te involucras en los problemas de las gentes, los haces tuyos, los problemas del ayuntamiento y todo se hace con un cariño especial. Teníamos proyectos ilusionantes, la guardería, la residencia de ancianos. Me gustaría asistir a la inauguración de alguna. De hecho el alcalde ya me ha invitado a la inauguración de la guardería.

Sin embargo y a pesar de esas dificultades iniciales tu paso por la alcaldía ha tenido más luces que sombras...

Yo los dos primeros años los pase muy mal, con muchas dificultades económicas, con muchas promesas electorales que habíamos prometido y no podíamos cumplir y que lógicamente la oposición y los vecinos nos demandaban. Por involucrarse y no poder cumplir llegué a estar enfermo físicamente en algunos momentos. Afortunadamente se nos facilitó mucho la cosa con la planta solar, el plan Zapatero nos ayudó bastante con las inversiones que vinieron a cubrir bastantes partes del programa electoral, y luego una gestión adecuada de los recursos. El saber acudir a las consejerías, a pesar de ser de un partido distinto al gobernante, y con las puertas semicerradas y nuestra capacidad de negociación, nos permitió que las necesidades de Malpartida se cumplieran. Gracias a eso conseguimos una inversión para el Consultorio, para la Casa de Cultura, las Vías pecuarias, etc. No obstante creo que mi posición de diputado regional y portavoz de la oposición era importante. Tener la posibilidad de la palabra ayudaba bastante.

Tiene techo Malpartida, tú que la conoces de sobra, hay camino todavía por recorrer...

Nunca está terminado todo, yo creo que Malpartida es un pueblo con unas posibilidades de crecimiento inmejorables, con una estación del AVE a unos kilómetros de su polígono industrial, y tiene una situación privilegiada en la arteria principal que cruza nuestra región de norte a sur, con lo importante que es tener buenas comunicaciones. Tenemos recursos suficientes, polígono por un lado, y turismo por otro, que es una de las competencias de mi Consejería a explotar. De hecho hay pueblos alrededor sin una sola plaza hotelera. Malpartida tiene casas rurales, tiene hoteles, etc., lo que hace que podamos disfrutar de la tranquilidad de un pueblo y la ventaja de una ciudad a 7Km. en coche.

Los malpartideños siempre nos hemos quejado de la carretera nacional, del enorme tráfico que circula por ella, para cuando el desdoblamiento...

Tu lo has dicho, nacional, la carretera no es competencia de la Junta,  es competencia del Estado, pero nosotros desde aquí intentaremos influir para que el Ministerio de Fomento cumpla con ése proyecto que lleva parado más de 7 años.

Como es natural te supongo enterado de la situación actual del Museo Wostell, ahora mismo sin director...

Del Museo Wostell sólo me toca la alegría que sentí cuando la consejera de Educación y Cultura me comunico que proponía al Consejo de Gobierno, en el que estoy sentado, el nombramiento de un malpartideño más como director General de Promoción Cultural de ésta región en la persona de José A. Agúndez.

Víctor, el aterrizaje de malpartideños en la Junta, suponemos que será un tema de comentarios.

 Se habla como es natural con cierta sorna, pero yo creo que estos nombramientos no son por ser malpartideños. Un ejemplo, la Consejera de Cultura elige a un Director General que se llama José A. Agúndez García, porque lo conoce de la carrera, porque ha tratado con él muchas veces, porque el marido de la Consejera es el Director del Museo de Arte Romano y no porque estuviera pensando precisamente en elegir un malpartideño.

Nos hacemos las últimas fotos con el consejero y nos despedimos de Alejandra, de Rocío, al tiempo que Víctor nos acompaña hasta la escalera que da a la calle despidiéndonos con un apretón de manos.