El alcalde propone una nueva línea de autobús urbano e insiste en la necesidad de ampliar el desdoblamiento de la N-521

Alfredo Aguilera, alcalde de Malpartida. Foto Javi Chaves
MALPARTIDA BUSCA MAS MEDIOS PARA MEJORAR LAS CONEXIONES CON LA CAPITAL

Tenemos 5.000 vecinos de hecho y 3.500 trabajan en Cáceres, el tránsito cada vez es mayor»

Cáceres y Malpartida de Cáceres aún más cerca, o al menos que salvar los 14 kilómetros que separan ambos núcleos urbanos sea más fácil. Ese fue uno de los propósitos del encuentro mantenido ayer entre los alcaldes de ambas ciudades, Elena Nevado y Alfredo Aguilera, que solo por el hecho de ser del mismo signo político (PP) lleva a un mayor acercamiento natural.

En la búsqueda de medios para aproximar las ciudades y mejorar la comunicación entre ambas, el alcalde de Malpartida propuso la creación de una línea de autobús urbano que conecte Cáceres con su pedanía Arroyo-Malpartida y que, en el camino, diera servicio a Malpartida de Cáceres.

«Tenemos 4.500 vecinos de derecho pero 5.000 de hecho, y más de 3.500 trabajan en Cáceres», explicó Aguilera. Advirtió de que el tránsito entre ambas localidades «cada vez es mayor» y que hay varios puntos de interés para captar viajeros: el residencial las Arenas, los tres polígonos industriales (clientes y trabajadores), el colegio San Jorge (el 95% del alumnado es de la capital) y la pedanía.

Ambos ediles acordaron trasladar la propuesta a la empresa de autobuses urbanos para estudiar la posibilidad de ponerla en marcha, aunque las expectativas no son muy halagüeñas dada la precaria situación económica del servicio de transporte. «Entiendo que va a ser complicado», reconoció el propio mandatario malpartideño. Por eso, manifestó que como alternativa se solicitará a la Junta algún tipo de convenio para que las empresas de autobuses que cubren las líneas de Cáceres-Arroyo de la Luz o Cáceres-Valencia de Alcántara, tengan alguna parada más en Malpartida.

Asimismo, entre esas mejoras de la comunicación, Alfredo Aguilera no olvida la necesidad de ampliar hasta su municipio el desdoblamiento de la carretera N-521 (Trujillo-Valencia de Alcántara). Este asunto, aunque no fue objeto de la reunión entre ambos alcaldes, se mantiene entre las prioridades del Gobierno local malpartideño, que tenía previsto solicitar una reunión con el ministro de Fomento para abordar este proyecto «tantos años olvidado», pero que se ha decidido posponer hasta pasadas las elecciones generales.

Anunció que esta reivindicación se pretende coordinar tanto con la Junta de Extremadura como con otros alcaldes afectados de la comarca, como los de Aliseda, Arroyo de la Luz o Brozas. En este sentido, recordó que este tramo de carretera es la vía convencional (no autovía) con más tráfico de la región. «Por aquí circulan a diario entre 12.000 y 15.000 vehículos y lo que se podría hacer en 10 minutos, ahora se tardan veinte», precisó.

Por último, lo que sí planteó ayer a la alcaldesa cacereña fue la necesidad de conectar el nuevo carril bici con la vía pecuaria que discurre paralela a la N-521. Este camino ha sido recuperado recientemente por el Ministerio de Medio Ambiente y es utilizado, según Aguilera, por muchos ciclistas y senderistas, por lo que pidió su ampliación como un medio más para acercar las dos ciudades.