La Asociación de Mujeres Carolina Coronado, crea un club de lectura.

Presentación del Club de Lectura en la Casa de Cultura
COMIENZAN LAS ACTIVIDADES DEL OTOÑO

El otoño cultural comienza a andar en Malpartida. El aletargamiento que han tenido las asociaciones durante el periodo veraniego, parece que comienza a despertarse, y, poco a poco, en la Casa de Cultura, verdadero pulmón en cuanto a actividades culturales se refiere de Malpartida, se van produciendo actividades. Esperemos que haya público suficiente para todas las actividades que se comienzan a desarrollar.

Malpartida de Cáceres es una población que cuenta con  más de 30 asociaciones de toda índole, culturales, deportivas, recreativas, etc., y últimamente la actividad de la mayoría de ellas se encuentra bajo mínimos. De ahí que, desde el ayuntamiento se esté ideando un plan para aglutinar y  coordinar este caudal de energía que siempre ha tenido esta localidad.

Una de las asociaciones que comienza a andar es la Asociación de Mujeres Carolina Coronado, una de las pioneras en cuanto a defender los derechos de la mujer en Malpartida. Esta asociación cuenta con un número de afiliadas de unos 80 aproximadamente, y hace casi 20 años desde su fundación. Inicialmente hacían cursos formativos dirigidos a mujeres, pero con la irrupción de las universidades populares que copan esta actividad, se han replanteado servir a este colectivo con nuevas ideas. Esta asociación es la fundadora del Consejo de la Mujer, dentro del proyecto de asociaciones Atenea de la Mancomunidad Tajo-Salor, y que tiene su sede en Malpartida.

La actividad recientemente creada, consiste en un club de lectura, a la que seguirá la proyección de un documental o película, terminando con una sesión de debate, ya sea sobre la película o documental elegido o sobre un libro elegido previamente. La idea es realizar esta actividad una vez al mes, de modo alternativo, unas veces sobre un libro, y otras sobre una película.

Es de esperar que esta Asociación tenga suerte en este nuevo proyecto, sobre todo porque el público le responda, algo que, en principio se nos antoja difícil, dada la atonía  que lleva instalada, desde hace tiempo,  en Malpartida para este tipo de actividades culturales.