Singular protesta de un vecino

Cartel colocado en la puerta de un negocio de Malpartida. Foto ALBAGAR
A LA ESPERA DE LA NORMA QUE REGULE LOS ANIMALES SUELTOS Singular la protesta de un vecino de Malpartida, sin duda cansado de las muestras que sistemáticamente le vienen dejando en su puerta determinados animales. Apelando a la  misericordia de los dueños de tales animales, ha dejado un cartel en su fachada con la inscripción suplicativa de "En mi puerta no se admiten cagadas de perros", a la espera de ablandar el corazón del dueño para que, si es posible, le toque a otro en la próxima ocasión.
Aunque pueda parecer jocoso, lo cierto es que se está echando en falta ya en Malpartida una norma que regule la situación de animales, y que evite circunstancias "desagradables" en las aceras de nuestras calles y plazas.