María Lancho Moreno "Fuimos felices"

LA VOZ DE ESCRITORES Y POETAS DE MALPARTIDA

Fuimos felices

Todos pedían sus créditos    
y los regalos estrella
y los bancos se los daban
confiados de la vuelta.
Pedid amigos clientes
que las arcas están llenas
y tenéis toda la vida
para pagarnos las letras.
-Yo quiero un coche de lujo
y quiero una casa nueva
y si puede ser de paso,
un chalecito en la sierra,
que tenga mucho terreno
donde plantaré mi huerta,
que yo tengo un buen trabajo
y responde mi cartera.
Quiero darle a mi familia
mucha barbacoa y fiesta
y en el jardín de mi choza
armar la marimorena.
Esas eran las premisas
para lanzarse a la hoguera,
para frotarse las manos
en la entusiasta pelea.  
La riqueza se extendía
resbaladiza y etérea
sobre los hombros desnudos
de las más burdas quimeras.
Porque todo era un sainete,
una mentira siniestra,
un baile de pacotillas
que bailaban las muñecas.
Pronto se acabó el trabajo
y el subsidio no nos llega
para pagar las facturas
de la hermosa peripecia.
Se debatía la pompa  
entre borrascas y quiebra
y se rompió la pelota,
como la espuma que era,
resultaba que la gente
iba perdiendo su hacienda
que parecía segura
en los tiempos de opulencia.
Y es que el final de la historia
tiene la piel arrugada
y las hipotecas pesan
como montaña de escarcha.
No sé de quien es la culpa,
pero le han echado cara
nos han dejado sin sueldo
con hipoteca y sin casa.

 
María Lancho Moreno