Francisco Rivero: "La tenca para los romanos era un pescado innoble y ahora cuesta cara"

Francisco Rivero, cronista de Brozas, presenta mañana en Malpartida un libro que recorre los 25 años de vida de la Fiesta de la Tenca

Francisco Rivero, cronista de Brozas y autor del libro. :: HOY
CACERES

«En la época de los romanos, la tenca era un pescado innoble, se lo daban a los esclavos», afirma Francisco Rivero. También, cuenta el cronista que Carlos V, en su afán de engullir todo tipo de alimentos a pesar de la gota, hacía pedir a sus sirvientes que le trajeran trucha y tenca cuando se encontraba en el Monasterio de Yuste. Desde entonces ha llovido mucho y la consideración de este pez ha pasado de ser un tanto negativa a convertirse en un plato típico de la provincia de Cáceres. El kilo de tenca ronda hoy en día los 12 o 20 euros y alrededor del pescado se creó hace 25 años una singular fiesta que une los últimos sábados de agosto a los habitantes de la comarca Tajo-Salor.

Paco Rivero, como se hace llamar en su blog de rutas gastronómicas, recopila en el libro '25 años de la fiesta de la tenca' que presentará mañana, buena parte de los momentos vividos al calor de la tenca en este cuarto de siglo. En él se incluye además un recetario donde se muestran las diferentes formar de cocinar el pescado.

Una noche hace 26 años, mientras veían una obra de teatro en el Festival de Teatro Clásico de Alcántara, cuatro amigos, los por entonces alcalde de Alcántara, Ignacio Esteban; el alcalde de Malpartida, Antonio Jiménez (Tenca de Oro en la presente edición a título póstumo); el gerente del Patronato de Cultura de Cáceres, Rafael Gómez Barberá; y el propio Francisco Rivero, pensaron en la cantidad de gente que se acercaba hasta Alcántara durante esa semana. Según afirma Rivero, se lamentaron de que la afluencia de turistas y vecinos solo se produjera durante la primera semana de agosto. A raíz de esto, comenzaron a pensar en crear algo para que viniera más gente y dejasen dinero en la zona. «Ese fue el verdadero origen de la Fiesta de la Tenca», recuerda.

Ellos se preguntaron: ¿Qué podrían tener en la zona que fuese algo único y que no tuvieran otras zonas?. La respuesta del de Brozas fue «las tencas». «Hace tiempo», prosigue Rivero, le comentaron que un alcalde de Trujillo le había pedido a la localidad de Brozas tencas para repoblar sus charcas y de ahí su respuesta. Era agosto del 88. La Diputación puso medio millón de pesetas y la Mancomunidad la misma cantidad. Con un millón de las antiguas pesetas se organizó la primera Fiesta de la Tenca. «Tuvo un éxito enorme», comenta Rivero.

Al ver la masiva asistencia de público, los pueblos de la comarca quisieron ser también ellos los que organizasen el evento. Ya en 2001, la cita se convirtió en tradición y fue declarada de interés turístico gastronómico. Desde la primera edición surgió la idea de crear la 'Tenca de Oro'. Un reconocimiento a personajes populares, que según el cronista, servía para hacer más atractiva la fiesta y que más personas acudiesen al lugar para recoger el galardón.

En la actualidad hay más de 120 piscifactorías en la provincia de Cáceres que se dedican al cultivo de la tenca. Sin embargo, Rivero ha descubierto en uno de sus habituales viajes gastronómicos que en la región italiana de Brescia, en una de sus localidades, Clusane, curiosamente también se organiza una fiesta de la tenca desde hace 32 años. El pueblo tiene 2.000 habitantes y cuenta con 24 restaurantes donde ese día y otros dos más se cocina tenca al horno.

Mañana, el presidente del Operador Turístico de Clusane, Paolo Brescianini y una cocinera experta en la zona, Gabriella Bosio, llegarán a Malpartida para tener una visión nueva de lo que hace Extremadura en su particular fiesta de la tenca. Ellos participarán también como jurado del concurso gastronómico.