Las 4 Hermanas, "altares rupestres" posibles lugares de ritos funerarios

Rocas conocidas popularmente en Malpartida como las 4 Hermanas
PREHISTORIA

De Malpartida de Cáceres se ha hablado y escrito mucho sobre el Monumento Natural de Los Barruecos, de los yacimientos romanos del Paraje Natural, de los yacimientos arqueológicos del Paleolítico en la zona de Vendimia y Regato del Lugar, donde se establecieron los primeros pobladores de esa época, pero todavía queda alguna zona de Malpartida por explotar o investigar, cosa que algunos profesionales arqueólogos ya han iniciado en otros tiempos.

Nos estamos refiriendo a las rocas a la entrada del pueblo conocidas como las 4 Hermanas, nombre que nuestros antepasados nos han ido transmitiendo, que nuestros mayores tienen perfectamente identificados, pero de las que muy poco se ha escrito en Malpartida de Cáceres, o al menos que nosotros conozcamos.

De manera casual, ha llegado a nuestras manos el Boletín de la Real Academia de Extremadura de las Letras y de las Artes, en el que se reproduce un trabajo del que son autores Julio Esteban García, José A. Ramos Rubio y Oscar de San Macario Sánchez, bajo el título "El arte rupestre de La Molineta(Truijillo) y su entorno arqueológico"

El trabajo de estos autores consiste en el estudio de los altares rupestre "Los altares rupestres, también llamados peñas sacras, sólo muy recientemente han llamado la atención de los investigadores. Hasta hace pocas fechas un halo de misterio encubría todo lo relacionado con estos monumentos pétreos. Testigos de ritos y ceremonias ancestrales, frecuentemente han sido analizados desde una perspectiva "esotérica" por estudiosos con escasa formación y normalmente alejados de planteamientos científicos"(del artículo citado).

Nuestra curiosidad al leer este trabajo nos detuvo en que los autores citaban las peñas malpartideñas de las 4 Hermanas, encuadrándolas en un apartado o área con esta definición: C. Área de Malpartida de Cáceres: en el entorno de Los Barruecos, donde se ubican "Las Cuatro Hermanas", a la entrada de la localidad por la carretera de Cáceres; y otra, sin nombre conocido, en el extremo suroeste del berrocal y en las proximidades del citado Monumento Natural.

Para satisfacer nuestra curiosidad, nos hemos ido a buscar más antecedentes de estas singulares rocas malpartideñas en un trabajo publicado en el año 2000, Extremadura Arqueológica VIII, "El megalitismo en Extremadura", del que son autores Martín Almagro Gorbea y Javier Jimenez Ávila, donde también se citan estos santuarios rupestres de Malpartida y que, por su interés para los malpartideños, reproducimos a continuación:

"...De los casi 150 casos de posibles "altares rupestres" de muy diverso tipo que hasta ahora han sido localizados en la Península Ibérica, situados en su mayor parte, pero no exclusivamente, en sus regiones silíceas occidentales, sólo unos pocos ofrecen la característica de tener un acceso por medio de una serie de entalladuras excavadas en la pared de la roca.

Los monumentos con acceso a la cima por medio de entalladuras en la pared de la roca que actualmente podemos incluir en esta serie son los siguientes:

1 Las Cuatro Hermanas (Malpartida de Cáceres). Es una peña situada en un conjunto de peñascos graníticos que afloran a la entrada de Malpartida, junto a la carretera de Cáceres. Ofrece dos series de entalladuras en su cara Norte para subir al alto, las más reciente con 12 entalles. En su parte alta hay una cazoleta natural con un largo canalillo de desagüe hacia el Occidente que desciende hasta el suelo (M. Almagro-Gorbea. Observación personal, 1970).

2 Los Barruecos (Malpartida de Cáceres).  Es una peña situada en el extremo SW de un gran conjunto de berrocales graníticos situados a unos 4 km.  al Suroeste de dicha población de Malpartida, colindando con el Monumento Natural de Los Barruecos. Ofrece en su cara Noreste una serie de pequeñas entalladuras para subir a la cima, de unos 3 m. de altura (descubierta durante las prospecciones realizadas por la Escuela Taller Los Barruecos en los años 90, y comunicada al autor su existencia por M.I. Sauceda)