El alcalde de Malpartida pide la baja en el PP pero no dimite como alcalde ni diputado

Aguilera, que fue elegido en mayo alcalde en Malpartida, continúa con su cargo como no adscrito. :: /HOY
Aguilera, que fue elegido en mayo alcalde en Malpartida, continúa con su cargo como no adscrito. :: / HOY

El partido acepta la retirada temporal de militancia después de que el político haya sido condenado por violencia de género

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Fuera del Partido Popular pero manteniendo sus cargos en la alcaldía de Malpartida de Cáceres y en la Diputación Provincial, donde sí dejará de ser portavoz. Ésa es la posición en la que queda el alcalde Alfredo Aguilera, después de que el jueves se hiciera pública su condena de nueve meses y un día por un delito de violencia de género y vejaciones injustas contra su exmujer.

Un escueto comunicado del PP regional señalaba ayer que la baja de Aguilera fue «a petición propia y a través de un escrito» que se registró en la sede del partido en Cáceres. Los motivos oficiales especificados en esta nota eran los de que el político pretendía «no hacer daño al partido mientras acaba el proceso en el que se encuentra». Ese proceso es el del recurso de la sentencia, un trámite que se iniciará en los próximos días y que busca que la justicia revierta la condena impuesta.

Según lo visto ayer, Aguilera no quiere salpicar a su partido con su comprometida situación y por ello solicitó esa especie de paréntesis en su militancia, lo que conlleva que mientras se dirime este recurso Aguilera no es del PP, por lo cual el partido ya no tendrá que responder acerca de sus problemas judiciales.

El Comité de Derechos y Garantías del PP, órgano competente del régimen disciplinario interno, anunció ayer que se adoptaba la decisión de separar a Alfredo Aguilera de los grupos institucionales del Ayuntamiento de Malpartida y de la Diputación de Cáceres conforme a los estatutos del partido. Así las cosas, Aguilera se convierte en alcalde no adscrito y continuará portando el bastón de mando en esta localidad cercana a Cáceres de poco más de 4.000 habitantes. Los concejales que forman parte del equipo de gobierno sí continúan bajo las siglas populares.

También seguirá siendo diputado provincial, aunque abandona la portavocía del grupo popular en la Diputación. No hay antecedentes de casos similares en esta institución.

La baja en el partido significa que Alfredo Alguilera pierde los cargos que ostenta dentro del partido. Hasta el día de ayer era miembro del comité ejecutivo provincial.

Aguilera, con quien este medio no pudo hablar ni el jueves ni ayer, prefirió dar su opinión sobre la sentencia a través de una red social. Defiende su «total inocencia», subraya el hecho de que el fallo judicial no sea firme y pide respeto a los tiempos procesales. Explica también que su salida del partido responde al intento de que no haya desgaste «y para no contribuir a una controversia política interesada por los de siempre». Recalca también el apoyo que le dieron los malpartideños en las urnas «aún conociendo la situación». Dice asumir las consecuencias políticas de su decisión y agradece al partido «la comprensión mostrada».

En la nota oficial difundida por el PP se deducía el apoyo al alcalde condenado con la frase «conocemos a nuestro compañero después de muchos años de trabajo y confiamos en una sentencia firme y favorable». Laureano León, presidente provincial del partido, indicó que Aguilera «quiere seguir defendiéndose porque él es inocente y cree que puede hacerlo de una manera más eficaz sin perjudicar al partido».

El portavoz regional del PP y alcalde de Plasencia, Francisco Pizarro, se limitó a decir que no considera que su opinión sea relevante en este caso y no fue más allá.

La abogada de Aguilera, Teresa Tinoco, explicó a este diario que el objetivo es demostrar la inocencia de su defendido, por lo cual se trabaja ya en el recurso de apelación, que será presentado ante la Audiencia Provincial de Cáceres. Hay 10 días desde la comunicación de la sentencia para hacer efectivo el recurso. Se va a solicitar la grabación de la vista oral.