El alcalde de Malpartida de Cáceres informa sobre la relajación de las medidas

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Malpartida de Cáceres

Desde que llegó la variante Ómicron, los casos no han hecho sino que aumentar de forma exponencial en Malpartida de Cáceres, de la misma forma que está sucediendo a nivel regional, nacional y en el resto del mundo.

No obstante, los síntomas que está causando son mucho más leves que las variantes anteriores, razón por la cual se han aligerado algunas de las medidas de prevención.

Alfredo Aguilera, alcalde de Malpartida de Cáceres, continúa pidiendo a la ciudadanía, tal y como lleva haciendo desde el inicio de la pandemia, «mucha precaución», seguir usando mascarillas y evitar locales cerrados en los que hay muchas personas pero, al mismo tiempo, ha comunicado que las medidas de prevención se están aligerando, como es la cuarentena que los contagiados tienen que guardar, que ha bajado a 7 días.

También ha habido cambios en el rastreo de contactos estrechos, que ya se está centrando solo en personas con patologías previas, personas vulnerables como embarazadas y gente mayor.

«Se va entendiendo que al final los efectos son mucho más secundarios hasta el punto de que tanto las hospitalizaciones han descendido casi a una décima parte de las que se producían el año pasado y los fallecimientos a mucho menos, por tanto, esa es la mejor noticia de esa normalidad a la que estamos aspirando todos porque sino la situación se hace insostenible», ha señalado el alcalde malpartideño.