La asociación Al Compás se fusiona con Cruz Blanca

Javier Roero, a la derecha, explicando el nuevo proyecto./Ana Isabel Padilla
Javier Roero, a la derecha, explicando el nuevo proyecto. / Ana Isabel Padilla

«Creemos que así mejoraremos la calidad de vida de las personas con discapacidad», afirma Javier Roero

SERGIO LORENZOMalpartida de Cáceres

Unirse para mejorar la atención y ofrecer más oportunidades a las personas con discapacidad. Eso es lo que se busca con la fusión de la Asociación Solidaria de Integración Al Compás en la entidad Cruz Blanca.

«Después de casi dos años de reflexión y estudio, vemos en esta alianza un modo de afianzarnos y crecer. Creemos que así mejoraremos la calidad de vida de las personas con discapacidad, sea física, intelectual o sensorial», afirma Javier Roero, que ha dejado de ser presidente de Al Compás.

Hace unas semanas se hizo pública la fusión, en un acto en el centro de Al Compás, en la nave K-10 del polígono las Arenas, al que asistieron el alcalde de Malpartida de Cáceres, Alfredo Aguilera y la concejala de Cáceres de Asuntos Sociales, Marisa Caldera.

Mariluz Blázquez, que fue cofundadora y secretaria de la Asociación Al Compás en el año 2007, recalca que han visto oportuno unirse a la entidad Cruz Blanca, «porque la búsqueda de sinergias y la materialización de alianzas es un modo de entender el ser y hacer de la propia asociación». La finalidad de Al Compás es el fomento de la autonomía personal del colectivo de la discapacidad, ateniendo a jóvenes que reciben formación en el centro que tienen en Malpartida de Cáceres, en el polígono las Arenas. Tienen un centro especial de empleo que desarrolla actividades en hostelería, comercio y lavandería. Trece jóvenes con discapacidad encuentran en la lavandería un sustento económico.

Por su parte la Congregación de Cruz Blanca lleva cerca de 40 años en Cáceres, con una casa de acogida en la Ciudad Monumental, en la calle Mangas, en donde cuidan a una treintena de personas con discapacidad mental grave.

Desde el año 2013 la congregación está pendiente de hacer una nueva residencia, a la que se trasladarían, en la calle Reyes Huertas, en la antigua sede de Bienestar Social. Están recibiendo donaciones para conseguir los dos millones y medio de euros que necesitan para hacer la residencia, que será mixta y con capacidad de 50 personas.

Los hermanos franciscanos de Cruz Blanca es un instituto religioso católico, erigido canónicamente en 1989. Su fundador es el hermano Isidoro Lezcano. Se organizan en casas familiares, que son pequeñas residencias en las que viven religiosos y enfermos, acompañados por voluntarios. En el año 2000, eran 135 hermanos franciscanos los que estaban cuidando a personas con discapacidad en 35 casas en España (una de ellas la de Cáceres), dos en Marruecos y cinco en América Latina.

Los hermanos profesan los tres votos religiosos de castidad, pobreza y obediencia, añadiendo otro de dedicación a los enfermos incurables y a los pobres y necesitados.

La nueva junta directiva de la Asociación Al Compás integrada en Cruz Blanca, está formada por: el hermano Juan Vela, vicario general de la Congregación de Cruz Blanca, como presidente; el hermano Braulio López, superior de la casa familiar de Cáceres, vicepresidente; el hermano Manuel Ortiz, tesorero; Francisco Javier Roero, secretario y Pedro Sánchez, vocal.