Buena aceptación de las I Jornadas de fútbol base del Malpartida

En la primera edición participaron 53 niños. /A. I. P.
En la primera edición participaron 53 niños. / A. I. P.

«Con 53 de las 60 plazas ocupadas podemos dar la prueba de aceptación por superada», afirma el coordinador del club, Pedro Parra

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍASMalpartida de Cáceres

El CP Malpartida Electrocash organizó durante la semana del 24 al 30 de junio las I Jornadas de Fútbol Base, que se desarrollaron en la Ciudad Deportiva Emiliano Pedrazo, de Malpartida de Cáceres.

En estas primeras jornadas participaron 53 niños de entre 5 y 15 años de edad. Las plazas estaban limitadas a 60 para, tal y como informó el coordinador del club, Pedro Parra, adaptarse al espacio del que disponen, que los niños puedan jugar cómodos y no estén unos juntos a otros sin poder moverse. «Teniendo en cuenta que ha sido el primer año, contar con 53 plazas ocupadas de las 60 que ofertábamos, me parece una buena señal, creo que la prueba de aceptación la podemos dar por superada», afirmó Parra.

El objetivo principal de estas jornadas que se han celebrado con vistas a llevarlo a cabo de forma anual, es potenciar el deporte desde la base.

Las actividades han sido muy diversas. El fútbol, como no podía ser de otra forma, ha sido la actividad principal y alrededor de la cual se han organizado todas las demás, pero no ha sido la única; los niños han podido disfrutar de dos horas diarias de fútbol, en las que llevaban a cabo un entrenamiento a nivel técnico y táctico, así como entrenamiento para el puesto de portero.

Los niños trabajaron en grupos de edad. / A. I. P.

Dos horas de entrenamiento

Tras esas dos horas de entrenamiento diario de fútbol, las pequeñas promesas del deporte disponían de media hora de recreo durante el que podían descansar, comer un poco, hidratarse y desconectar de la actividad realizada para comenzar otra nueva.

Una vez se daba por finalizada la media hora de recreo, tomaban el relevo dos monitoras de ocio y tiempo libre, Belén Carrero Hurtado y Adriana Murillo Barriga, quienes han llevado a cabo diferentes actividades con los niños, todas ellas orientadas al deporte y a moverse pero de una forma muy lúdica. Finalizaban la jornada con una hora de piscina, que todos esperaban diariamente con ilusión y llegaban a ella con alivio por poder refrescarse ante las altas temperaturas que han tenido que soportar durante esos días de ola de calor, si bien todo se ha podido realizar sin ningún inconveniente ya que han adaptado el horario a las horas más frescas en los días en que más temperatura se alcanzó.

Todas las actividades y juegos han estado dirigidas por entrenadores titulados y formados, concretamente 6; 4 de ellos procedían del club Malpartida Electrocash; Gonzalo Arroyo, Rodrigo Corvo, Manu Izquierdo y Pedro Parra, y otros 2 externos, Juanchu Polo, de Pebetero Olímpico y Urko Holgado, del Sierra de Fuentes, quienes fueron llamados por el club, al igual que las monitoras.

Instalaciones cedidas

Las instalaciones en las que se han llevado a cabo todas las actividades que se han realizado a lo largo de las I Jornadas de Fútbol Sala (el campo de fútbol, la pista de fútbol 7, así como todas las instalaciones que incluye la ciudad deportiva Emiliano Pedrazo y la piscina municipal de Malpartida de Cáceres), han sido cedidas a todos los niños inscritos en las Jornadas por el Ayuntamiento de la localidad, de forma que han podido hacer uso de todas ellas de forma gratuita durante los días que se han celebrado las Jornadas.

Las I Jornadas de Fútbol Base de Malpartida de Cáceres, organizadas por el Malpartida Electrocash, con Pedro Parra a la cabeza como coordinador del club, han contado con el patrocinio de Charcutería Morán C.B, Vehinca, Construcciones Pajuelo y Erreà Sport, además de la colaboración especial del Ayuntamiento del municipio.

Potenciar el deporte y el aprendizaje de los niños es algo que a Parra, como coordinador del club, le parece muy beneficioso, sobre todo cuando es «mezclando lo deportivo con lo lúdico para que no se aburran ni se cansen demasiado y puedan disfrutar de pequeñas dosis de su deporte favorito, alternado con distintas actividades y juegos de equipo». También señaló que este tipo de actividades ayudan a los más pequeños a trabajar con los demás y a resolver problemas en equipo, potenciando de esta forma mediante el deporte la educación en valores.