El 18 encuentro del Arciprestazgo San Pedro de Alcántara se celebró en Malpartida de Cáceres

Ponencia en la ermita de San Isidro /cedida
Ponencia en la ermita de San Isidro / cedida

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍASMalpartida de Cáceres

El pasado 27 de abril se celebró el 18 Encuentro del Arciprestazgo San Pedro de Alcántara, con un nutrido programa de actividades, siendo esta es la segunda vez que se realiza en Malpartida de Cáceres, concretamente en la ermita de San Isidro.

En el encuentro participaron varios componentes de las Cáritas del arciprestazgo San Pedro de Alcántara, llegados desde distintos pueblos de la región como Alcántara, Brozas, Navas del Madroño, Aliseda, Arroyo de la Luz, Casar de Cáceres, Garrovillas y Santiago del Campo.

Comenzaron la jornada con un desayuno de bienvenida compuesto de café y dulces, tras lo cual se llevó a cabo la ponencia, celebrada en la misma ermita, y que versó sobre el interesante y actual tema del despoblamiento rural, a cargo de Miguel Ángel González Saiz, Delegado diocesano de Pastoral Obrera y Párroco de San Eugenio, en Aldea-Moret.

También intervinieron Toñi Cerro, leyendo la oración de la bienvenida, y Ángela Vergel Gil, secretaria de Cáritas Malpartida, leyendo un texto del Evangelio sobre ecología, con el que se invitó a los asistentes al encuentro a reciclar y a utilizar el mínimo plástico posible, así como a separar la basura generada durante la jornada en distintos sacos de basura para su posterior reciclaje.

Tras el simposio, ya a mediodía día, celebraron una comida de fraternidad, que tuvo lugar en el Salón de las Ofrendas de la ermita de San Isidro, para lo que cada pueblo aportó algún producto típico del mismo. Como no podía ser de otra forma, no pudo faltar la famosa patatera de Malpartida de Cáceres, además de la torta del Casar o los dulces monacales del Convento de Clausura de Garrovillas.

Finalizada la comida, realizaron una pequeña ruta por el paraje natural de Los Barruecos antes de asistir a la Eucaristía. Al finalizar el encuentro se regaló a los asistentes un calendario de Malpartida de Cáceres.