Alfredo Aguilera, alcalde local, con la empresa sobre el terreno. / Cedida

Firmada el acta de replanteo del camino peatonal a Las Arenas con la empresa Sebastián Sevilla Nevado

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Malpartida de Cáceres

El pasado lunes, día 9 de mayo, el Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres firmó el acta de replanteo de la obra del camino peatonal a Las Arenas con la empresa adjudicataria Sebastián Sevilla Nevado.

Tal y como informaron desde el Consistorio malpartideño, la previsión es que la obra se inicie en fechas próximas y finalice tras el verano, con una duración estimada de 4 meses.

La adjudicación de la obra por parte de la Diputación de Cáceres se produjo el día 6 del pasado mes de abril a la empresa anteriormente citada.

La inversión total del camino, construcción y equipamientos asciende a más de 185.000 euros, de los que 116.000 proceden de fondos Europeos de Desarrollo Sostenible (DUSI), 40.000 son aportados por parte del Ayuntamiento de la localidad y 29.000 de la Diputación de Cáceres.

Esta es una obra que ha sufrido varios retrasos debido a la burocaria y a cambios solicitados por parte de otras Administraciones Públicas, como señaló el pasado abril Alfredo Aguilera, alcalde de Malpartida de Cáceres.

A finales del pasado mes de octubre, el alcalde explicó las razones de la ralentización de esta obra, que se preveía diera comienzo durante el pasado verano pero, puestos de acuerdo Junta de Extremadura y Ayuntamiento, el Ministerio de Fomento les pidió que solicitaran la cesión del tramo de carretera para poder hacer el camino.

De esta forma, el 31 de marzo, se paralizó el proyecto y Aguilera mantuvo una reunión con Demarcación de Carreteras para solicitar la autorización del camino, ya con el proyecto prácticamente redactado. En dicha reunión se pidió la cesión del tramo que se encuentra entre la rotonda de entrada a la urbanización Las Arenas y la entrada de Malpartida de Cáceres.

Tras la reunión se inició el trámite administrativo de solicitud de cesión y se llevó a pleno y, llegados a noviembre de 2021, les comunicaron que no era posible hacerlo así. Ante esta situación, con la obra parada desde hacía unos 4 meses, el alcalde comentó que «no solo ha bastado con rectificar y perder esos 4 meses, sino que encima nos pidieron reformar el proyecto», un hecho que, como comentó, les supuso cambiarlo «prácticamente de arriba abajo», ya que las exigencias que debían cumplir sobrepasaba el presupuesto con el que contaban.

Así, el Consistorio tuvo que rehacer el proyecto, el cual enviaron pero les fue devuelto a solicitar más documentos. Llegados a este punto, el Ayuntamiento pidió una reunión urgente para desbloquear la situación ya que, como señaló el alcalde, «parece incomprensible e inexplicable que por errores suyos y por burocracia tengamos a los vecinos esperando ya por lo menos 6 meses un proyecto tan necesario para todos, pero también para fomento, para evitar que los peatones sigan sufriendo el riesgo de pasar por una carretera nacional». Finalmente consiguieron la autorización, desbloqueando el proceso que ya solo necesitaba la licitación lograda el 6 de abril.