'El kickboxing es mi estilo y mi forma de vida'

Diego Ignacio Rodríguez en el gimnasio. ::CEDIDA
DIEGO IGNACIO RODRÍGUEZ

Diego Ignacio Rodríguez tiene 32 años y desde hace diez practica este deporte. Es experto en varias artes marciales y cinturón negro de ocho disciplinas distintas, tanto deportes de contacto como artes marciales. Es el delegado en Extremadura de Kick Jitsu, una modalidad de defensa personal cubana y secretario de la Federación Extremeña de Kickboxing.

Desde sus inicios, Diego Ignacio ha sido discípulo del maestro nacional quinto DAN, Cristo Gamero, presidente de la Federación Extremeña de Kickboxing y de la Confederación española de Kick Jitsu. En 2013 fundó en Malpartida de Cáceres el club deportivo Dojo Bushido Malpartida, dedicado a las artes marciales, los deportes de contacto y la defensa personal. En septiembre de 2014 se mudó a la ciudad de Badajoz para trabajar en el centro deportivo Dojo Bushido Badajoz, sede en Extremadura de la Federación de Kickboxing.

Rodríguez ha compaginado esas ocupaciones con la de secretario de la federación, que desarrolla al lado del Presidente Cristo Gamero.

¿Cómo comenzó en el Kickboxing?

Ya hace 10 años. Mi comienzo en las artes marciales fue por casualidad. Empecé como ocio pero ha acabado siendo mi forma de vida.

Es extraño porque aunque mi padre siempre fue un amante de las artes marciales y el boxeo, a mí nunca me habían llamado la atención. Yo entrenaba en el gimnasio Sport Club Sottoterra de Cáceres pero solo hacía musculación y mantenimiento. Un día entré para probar una clase, conocí a mi Maestro y hasta ahora.

¿Qué aporta este deporte a su vida?

Poco a poco ha ido tomando mayor protagonismo hasta llegar a convertirse en mi estilo y mi forma de vida. El kickboxing y las artes marciales encierran más valores que golpes. Este deporte mejora la calidad de vida de muchas personas y a mí me ha aportado una formación tanto deportiva como personal, superación personal y una forma de vivir.  Desde septiembre vivo en Badajoz y me dedico en exclusiva al trabajo y desarrollo de las artes marciales y los deportes de contacto. Aunque este mundo tiene momentos muy duros me siento un privilegiado de poder vivir dedicándome a lo que más me gusta. Una de las mayores satisfacciones ha sido que mi padre diga que se siente orgulloso de que yo haya conseguido cumplir uno de sus sueños de joven dedicándome a esto.

¿Es un deporte difícil de practicar y exige mucha dedicación?

Es un deporte que puede practicar cualquier persona, tenemos desde niños hasta adultos de 60. Cada uno elige su grado de implicación y dedicación. Para mí, requiere una dedicación plena puesto que además de mis funciones de Secretario, soy competidor de varios deportes de contacto, árbitro y entrenador. Hay momentos muy duros, mucho trabajo, esfuerzo, sacrificio, viajes, muchos gastos y dejar de lado a la familia y amigos, pero al final todo eso merece la pena, cuando consigues tus objetivos. El que haya luchado por hacer realidad un sueño en el que creía sabe de lo que hablo.

¿Cuántas medallas ha conseguido?

En esta última temporada participé en el Campeonato de España de Savate, el único deporte de contacto de origen europeo, que se celebró en Badajoz y en el que conseguí la medalla de bronce; otro tercer puesto en la copa madrileña de Kickboxing y en el Campeonato de España 2015, esta ha sido la última competición en la que he participado en el mes de Abril, quedando tercero de España.

En Octubre participé como árbitro internacional en el Campeonato del Mundo de Savate, que se celebró Roma. Fue una enorme satisfacción puesto que era la primera vez que participaba en un campeonato de estas características y fui elegido entre los 25 mejores árbitros del mundial.

Además en los campeonatos nacionales de Kickboxing he formado parte de la Selección Extremeña como "Coach", junto al Seleccionador Víctor García, algo que te hace vivir la competición de una forma muy especial.

¿Cuáles son sus metas a conseguir como competidor en este deporte?

Mi meta tanto en la faceta de competidor, de árbitro y entrenador es tener la oportunidad de seguir trabajando y mejorando día a día. Una cosa que he aprendido de mi Maestro Cristo Gamero, es que la mayor recompensa del trabajo bien hecho es tener la oportunidad de seguir mejorándolo.

Mi objetivo es seguir trabajando duro para que nuestra selección siga siendo de las mejores de España y demostremos el alto nivel de los deportistas extremeños.

¿Cómo compagina su faceta de competidor, entrenador y secretario en la Federación extremeña de Kickboxing?

Dedicando muchas horas a trabajar y desarrollar todas estas facetas. En el centro deportivo Dojo Bushido de Badajoz, paso al día más de ocho horas entrenando, arbitrando, dando clase. El secreto está en no tomar esto como un trabajo sino como una forma de vida. Cuando hay trabajo por hacer ya sea federativo, de entrenamientos o de competiciones, no existen los horarios, no hay fines de semana, no hay días festivos. Pero esta es la única manera de llegar lejos en la vida, sacrificio es igual a recompensa.

¿Se implican los jóvenes en este deporte?

Las artes marciales aportan a los más jóvenes muchos beneficios que les harán crecer y desarrollarse tanto física como personalmente. Pero a diario debemos luchar, contra la mala fama que muchas personas, por desconocimiento, tienen sobre este deporte. Algunos padres y madres piensan que si sus hijos practican Kickboxing o artes marciales, van a acabar siendo más agresivos porque aquí "les enseñamos a pelear" y es todo lo contrario. En cualquier centro de artes marciales lo primero que te enseñan es a canalizar y controlar la agresividad y te hacen ver que con la violencia no se llega a ningún sitio.

Para nosotros, los jóvenes son fundamentales puesto que son el futuro. Para construir un edificio resistente, debes comenzar por una base sólida y fuerte, pues los jóvenes son nuestros pilares. En Extremadura estamos trabajando duro para levantar este deporte desde la base, con ética y profesionalidad.

Contamos con un equipo de competición con niños y niñas desde los siete años de edad, que participan en los distintos campeonatos que se celebran durante el año y están consiguiendo excelentes resultados a nivel nacional. También tenemos grupos de niños que entrenan simplemente por hacer deporte.

¿Qué les diría para que practicaran Kickboxing?

Lo que les diría y no solo a los jóvenes, es que al contrario de la imagen que muchas personas tienen, el kickboxing no es una actividad violenta y llena de "macarras" dándose puñetazos en un gimnasio.

El Kickboxing es una modalidad deportiva que está aceptada por el Consejo Superior de Deportes y a través de nuestros centros, nuestra federación y sus distintos clubes, lo que impartimos son valores de crecimiento personal y de trabajo. Intentamos desarrollar a las personas con problemas personales, de estrés, de agresividad, etc... y ayudarlas a canalizar y eliminar esos problemas.

Como cualquier deporte, se trata de mejorar la calidad de vida. Y es apto para todas las edades. Es un deporte que se puede empezar a cualquier edad, y no hay riesgo de lesiones si se practica de forma adecuada. Hay que saber cómo empezar, hay una etapa de adaptación y no se combate el primer día.

¿Quiere añadir algo más?

Daros las gracias por darme la oportunidad de participar en esta entrevista, además de invitar a todos a practicar y conocer las artes marciales y los deportes de contacto, porque descubrirán que este mundo es mucho más que simples puños y patadas.