Algunos de los asistentes al acto de despedida. / Cedida

José Barrado Muñoz, secretario del Ayuntamiento, se jubila tras 35 años

Su matrimonio con la malpartideña María del Carmen González terminó de arraigarle a la localidad

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍAS Malpartida de Cáceres

El día 18 de marzo fue el último día de trabajo de Don José Barrado Muñoz, Pepe, quien ha sido el secretario del Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres durante los últimos 35 años y medio.

En su último día de trabajo, al que acudió como cualquier otro, además de con la intención de despedirse de sus compañeros de la oficina, se encontró con una despedida más especial de lo que esperaba.

Durante su jornada laboral, Alfredo Aguilera, alcalde de Malpartida de Cáceres, le pidió bajar al Salón de Actos para hacerse una foto con los compañeros a modo de despedida y al llegar le esperaba un gran grupo de compañeros y amigos del equipo de gobierno, como el alcalde y concejales del Ayuntamiento o Antonio Jiménez, del equipo de la oposición, trabajadores municipales…. Y entre ellos se encontraban también su mujer y su hijo pequeño. «Me emocioné porque no me lo esperaba para nada», comentaba el homenajeado a este medio.

En el acto, Alfredo Aguilera le dedicó unas palabras de agradecimiento y despedida y en el momento de coger él la palabra, tal y como nos comenta, «casi no pude decir más que gracias».

Cedida

Como regalo de despedida, entre los participantes en el acto y varias personas que no pudieron asistir, le regalaron un grabado y un libro sobre Vostell, todo organizado por las concejalas Anabel Aguilera e Isabel Plano.

Traspaso de poderes

El 19 de abril se hizo el traspaso de poderes de forma que José Barrado dio paso a la nueva secretaria interventora del Ayuntamiento malpartideño. Cogió el testigo María del Rosario Piñero Girón, llegada desde Almadén de la Plata, en Sevilla.

Cedida

Este año, por primera vez, el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ha creado ua bolsa de empleo con todas las personas que se encuentran opositando para estas plazas de forma que, todo aquel que haya aprobado algún ejercicio, están siendo llamados para cubrir las plazas vacantes que hay en España.

Así ha llegado María del Rosario a Malpartida de Cáceres, quien nos confiesa que, en sus primeros momentos ha sentido muchos nervios, «todo es nuevo para mí, es mi primer destino». La nueva secretaria comenta que ha llegado a un pueblo que no conocía, pero señala que «la gente es encantadora, me he sentido muy acogida desde el primer minuto».

En lo que respecta a la faceta laboral, comenta que está «muy contenta e ilusionada, además de con muchos nervios». «Es un ayuntamiento donde hay mucho trabajo y eso que acabo de empezar, es cuestión de que vaya haciéndome al puesto». Sobre los trabajadores del Consistorio malpartideño apunta que se lo están poniendo muy fácil, «hay gente muy profesional, además el ambiente laboral es muy bueno».

Con respecto a su antecesor, recalca que tiene que agradecerle «que desde el primer momento se ha puesto a mi disposición, para cualquier duda que me pudiera surgir, es muy amable, atento y sabio».

Llegada al cargo de Pepe

Antes de trabajar como secretario del Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres lo hizo, primero, en el Ayuntamiento de Campo Lugar y después en el de Navas del Madroño, donde coincidió con Antonio Jiménez, que era alcalde de Malpartida de Cáceres, y ejercía de maestro en aquella localidad.

El entonces alcalde, le propuso ocupar la Secretaría de Malpartida, que iba a quedar vacante. Llegó en primer lugar con un nombramiento provisional y consiguió la plaza en el primer concurso. Además, al tiempo fue el primer secretario de la Mancomunidad de Municipios Tajo-Salor.

Arraigo en Malpartida

Su matrimonio con la malpartideña María del Carmen González-Sandoval Herrero, quien fue concejala del Ayuntamiento malpartideño en 2 legislaturas entre 1991 y 1998 terminó de arraigarle definitivamente a la localidad.

A lo largo de 35 años, José Barrado ha sido secretario de 10 corporaciones distintas, desde la segunda corporación elegida democráticamente, habiendo trabajado con 3 alcaldes distintos; Antonio Jiménez, Víctor Gerardo del Moral y Alfredo Aguilera, todos con sus correspondientes equipos de gobierno y concejales de oposición, pertenecientes todos a 9 formaciones políticas diferentes.

Sobre a qué va a dedicar su jubilación, confiesa que aún es pronto para saberlo. Los primeros días, según señala, están repletos de actividad, por lo que aún no ha tenido tiempo de pararse a pensar a qué va a dedicarse cuando tenga tiempo libre. «Estas cosas siempre te dejan descolocado, pero habrá que buscarse tareas y seguro que las encontraré», sentencia.