La Virgen de la Soledad volvió a la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción el pasado 4 de abril

La Virgen de la Soledad ya en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción /cedida
La Virgen de la Soledad ya en la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción / cedida

Ana Isabel Padilla Macías
ANA ISABEL PADILLA MACÍASMalpartida de Cáceres

El pasado jueves, día 4 de abril, la Virgen de la Soledad volvió a trasladarse, un año más, desde la ermita de la Soledad hasta la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, para llevar a cabo el Novenario que se celebra anualmente durante la Cuaresma.

La imagen, muy venerada en Malpartida de Cáceres y a la que el pueblo malpartideño profesa un gran fervor, saldrá en procesión el Jueves y Viernes Santo, tras lo cual volverá a su ermita en procesión, rodeada de numerosos devotos, el Sábado Santo.

Precesión desde la ermita hasta la Iglesia Ntra. Sra. de la Asunción / cedidas

Ocho día después de volver la Virgen a su ermita, el Viernes de Dolores, coincidiendo con la Fiesta de la Virgen, se llevará a cabo la lectura del pregón, que este año correrá a cargo de doña Julia Granado González, Hermana Mayor de Nuestra Señora de las Anguistias quien tras lo cual se celebrará la misa y el besamanto de la Virgen de la Soledad. A continuación tendrá lugar el I Certamen de Música y Pasión, organizado por la Banda de Música de Nuestra Señora de la Misericordia de Cáceres y la Agrupación Musical Los Arcos de Malpartida de Cáceres. Ambas bandas interpretarán música procesional.

Cabe mencionar que el manto que luce la Virgen de la Soledad este año tiene 50 años de antigüedad, fue regalado en 1968 por doña Isabel Jiménez Jiménez.

A los 15 días del regreso de la Virgen a su ermita, viene siendo tradición la celebración de un Rosario. A continuación de este Rosario, los mayordomos ofrecen un ponche y dulces a todas las personas que deseen asistir.

La Virgen de la Soledad y su ermita

La Virgen de la Soledad permanece todo el año en su ermita, ubicada en el paraje del mismo nombre. Se tienen noticias que ya en el siglo XVII dicha ermita existía en la localidad, pero en la Guerra de la Independencia, en el siglo XVIII sufrió un gran deterioro y se reconstruyó en el año 1812, a instancia de Diego Plano, antepasado de los actuales mayordomos.

Ermita de la Soledad
Ermita de la Soledad / cedida

La imagen de la Virgen ha sido restaurada en varias ocasiones, la última fue en 2016, con dos objetivos principales, frenar el deterioro y devolver el esplendor original de la Virgen de la Soledad, así como mantener un plan de conservación preventiva. La restauración la llevó a cabo David Patrón, licenciado en Bellas Artes y restaurador, que llevó a cabo el trabajo en dos fases.

En la primera se realizó la consolidación del soporte escultórico, la eliminación de los sucesivos repintes, la sustitución del candelero y los brazos (al no ser funcionales ni originales), la reintegración pictórica, el barnizado y la reposición de las lágrimas, que habían sido eliminadas en restauraciones anteriores al tratar de disimular las grietas y levantamientos del rostro.

Mientras tanto, en la segunda fase, se ha construyó una coraza y un casco de protección, un vestido de decoro devocional y dos polleros para los mantos, uno textil para uso habitual y otro metálico exclusivo para las procesiones.

La historia de la imagen de la Virgen de la Soledad y su ermita está recogida en una publicación realizada en el año 2012, con motivo de la celebración de la construcción del Bicentenario de la ermita de la Soledad, publicación que realizaron José Antonio Agúndez y Maria Paz Leo Arroyo.